[hmenu id=1]

El DIU es otro método anticonceptivo disponible en el mercado sanitario, pero que requiere de la intervención de un profesional para su colocación.

Para llevar a cabo este paso, es necesario conocer la historia clínica de la persona y realizar una revisión en tres partes esenciales de su anatomía:

  • Vagina
  • Cuello uterino
  • Útero

Su forma de actuar puede ser mediante la segregación de cobre (los DIU de cobre o mecánicos, como se suelen llamar), o segregando hormonas (los DIU hormonales).

Ambos, inhiben la acción del espermatozoide, bien por efecto espermicida o por aumentar el moco en el cérvix e impedir que los espermatozoides avancen.

¿Cómo y cuándo se coloca el DIU?

El DIU se puede colocar en cualquier momento a no ser que exista un impedimento de tipo médico.

Incluso es posible colocarlo tras un parto.

Antes de colocar el DIU, y dependiendo de la persona, se puede prescribir medicación para provocar la apertura del cuello uterino ya que la colocación implica la introducción de un espéculo en la vagina y luego un aparato para introducir el DIU en el útero a través de la apertura existente en el cuello uterino.

Todo este procedimiento, aunque parezca largo, no abarca más que 5-10 minutos para la mujer, por lo que se considera un método rápido, seguro y eficaz.

Sí que es verdad que el DIU contiene un cordón de aproximadamente 2 a 5 cm que sobresale del cuello uterino y va hacia la vagina.

diu mujer

Su función, para cuando llegue momento, es poder retirar sin problemas el dispositivo por parte del médico o enfermera.

Este cordón, que ni molesta y ni se nota, NO debe ser tirado por nadie más ya que puede provocar que el DIU se salga de su sitio o incluso salga todo hacia el exterior.

¿Tiene alguna complicación la colocación de un DIU?

Una vez colocado, y para evitar algún tipo de molestia, es probable que se administre algún analgésico oral o un inyectable cerca de la zona alrededor del cuello uterino para que la implantación sea más cómoda.

Tras su colocación, algunas mujeres pueden experimentar calambres o dolor intenso pero muy breve, sea en la propia zona de implantación o por la espalda.

Por este motivo, se recomienda que tras la colocación, la mujer se relaje y permanezca en reposo varias horas, mínimo 2-3 horas.

Un efecto secundario de la colocación del DIU pueden ser unos calambres que suceden de forma irregular en el tiempo, o bien, la aparición de pequeñas manchas de sangre que, con el paso de los días, van desapareciendo.

De todas formas, cualquier molestia o dolor fuerte, se recomienda que deba ser consultado con un médico.

Por lo general, los DIU cuyo material es de cobre, suelen provocar dolores más intensos o incomodidad en los períodos menstruales.

¿Se puede salir un DIU?

El DIU tiene forma de T y está preparado para no salirse ante cualquier movimiento, sea suave o brusco, de la mujer.

Sí que es cierto que como dispositivo intrauterino, los primeros calambres son debido también a las contracciones que realiza el propio cuerpo ante la presencia de un cuerpo extraño.

Esas contracciones si son muy fuertes o se prolongan pueden acabar expulsando el dispositivo, aunque por la forma que tiene éste, se hace muy dificil aunque no imposible.

La expulsión de un DIU se da más frecuentemente en mujeres que no han estado embarazadas, durante los primeros tres meses, en la fase del ciclo menstrual o un movimiento muy brusco que tenga lugar en dicha zona.

Durante las relaciones sexuales, el DIU también es improbable que se mueva ya que la distancia a la que está colocado, y según la fisiología, imposibilita al pene poder interaccionar con el dispositivo, sea cuál sea la posición de la pareja. Eso sí, los movimientos si son bruscos pueden afectar al desplazamiento.

Lo único que puede notar el hombre o la mujer son los hilos que se extienden para ayudar a quitarlos.

¿Qué pasa si se sale el DIU?

Cuando el dispositivo se ha desplazado de su sitio, muchas mujeres experimentan una serie de síntomas comunes como son dolor o malestar en la zona pélvica.

Algunas comprueban el estado de forma directa. Es decir, de cuclillas, introducen el dedo índice previamente aséptico, hasta el útero y allí comprueban que los hilos siguen estando en su sitio.

De todas formas, es mejor estar atentos a la sintomatología:

  • Dolor pélvico constante
  • Dolor intenso tras las relaciones sexuales
  • Hemorragias vaginales

Recomendamos que para volver a colocarlo en su lugar se pida cita previa con el ginecólogo para que pueda reubicarlo o extraerlo.

Cobertura del DIU en Adeslas

Este 2018, como novedad, los seguros de salud Adeslas ofrecen la cobertura de implantación del DIU, asumiendo el coste del servicio de colocación, así como el gasto del propio dispositivo.

Como siempre, se garantiza las coberturas para cualquier revisión previa y/o posterior que deba hacer un médico o ginecólogo.

Nosotros somos agente exclusivos de Adeslas, sin intermediarios, así que puedes solicitar un presupuesto para tu seguro médico aquí.